La sangre tira

NOVEDAD

Mabel Meschiany
96 pág. / 14 x 20 cm.

Cómo la historia familiar marca nuestra vida y cuáles son los caminos para encontrar opciones sanadoras.

El establecimiento de lazos entre lo que sucede en el aquí y ahora de la vida del sujeto y su historia familiar-genealógica induce a la recuperación de la memoria emocional-ancestral, que deviene en una experiencia profundamente sanadora y liberadora.

Cada ser humano vive en una permanente tensión entre ser él mismo y ser un eslabón más de una larga cadena que lo une a su familia de origen y a su familia ancestral; cuanto mayor sea la diferencia entre ambos aspectos, mayor será el sufrimiento de esa persona.

No se trata de soluciones mágicas ni de atribuir responsabilidad de nuestros actos a otros dentro del sistema familiar. Una dinámica de enredo familiar no sustituye la responsabilidad sobre nuestros actos.

Este es un abordaje relativamente joven que se ha desarrollado gracias a la necesidad de dar respuesta allí, donde otros enfoques no lo hacían. Sin embargo, adquiere eficacia cuando se puede integrar con otras miradas que apuntan al trabajo sobre el psiquismo o la personalidad, o al desarrollo de la persona. Imaginar que solo una herramienta podrá dar respuesta definitiva a la complejidad de las problemáticas humanas es una utopía. Aun así, es indudable la utilidad de estos caminos a la hora de enfrentar los problemas humanos.